Share

Los Préstamos Participativos son un tipo de préstamo destinados a empresas que se caracteriza por la participación de la entidad prestamista en los beneficios de la empresa financiada. En este tipo de préstamos la rentabilidad para el prestamista está vinculada a la marcha del negocio de la sociedad prestataria. Siendo una fórmula de financiación intermedia entre el capital social y el préstamo a largo plazo (RDL 7/1996, Art. 20).

Su vencimiento es a largo plazo, por lo que deberán financiar inversiones a largo plazo. El tipo de interés es variable, aunque es habitual establecer un fijo mínimo. La parte variable se determina en función de la evolución del negocio.

En general, este tipo de préstamos dejan la puerta abierta a la posibilidad de la entrada de nuevos inversores al capital social de la empresa. Por otro lado, el prestamista no interviene en el día a día del negocio, ya que dicha gestión queda en manos de los socios y directivos de la empresa. La empresa deberá facilitar al inversor la información que le permitirá de forma suficiente controlar si se cumplen las condiciones pactadas en el préstamo.

La única garantía es la creencia del prestamista en el proyecto empresarial y la confianza que éste le pueda aportar. Los préstamos participativos refuerzan el Patrimonio Neto de la sociedad, ya que las cantidades pendientes de amortizar se consideran parte de los Fondos Propios.

Este tipo de contratos, es una de las fórmulas más utilizadas por los inversores privados, tales como, Capital Riesgo y Business Angels.

Share